Encuentro de la felicidad

“El mundo no es algo que nos es dado, sino alguna cosa en la que tenemos parte gracias al modo como nos movemos, tocamos, respiramos y comemos” Francisco Varela

A pesar de que ya estamos comprendiendo el fenómeno del vivir como una integración de dimensiones donde junto con el pensamiento, son fundamentales las emociones y elcuerpo, esté sigue quedando generalmente relegado a un tercer lugar entre estas tres dimensiones de nosotros mismos.

Es interesante como nos referimos a nuestra relación con nuestra corporalidad, hablamos de “escuchar el cuerpo”, o que “el cuerpo nos habla”, y en estricto rigor, el cuerpo no habla, ni se escucha, el cuerpo se SIENTE, a través de conexiones neuronales (sensomotoras) que tenemos a lo largo de todo el cuerpo y nos permiten sentirnos, pero, producto de esta “racionalización” extrema de la experiencia, propia de nuestra cultura, tendemos a “pensar” el cuerpo, siguiendo con la escisión cuerpo/mente.

Las emociones, (del latín “emotĭo”, “movimiento o moverse hacia”), son disposiciones a la acción que están “in corporadas”, es decir tienen una disposición en el cuerpo.

 

Al nacer somos solo sensación, solo cuerpo y  emociones. Los niños tienen la capacidad de transitar de una emoción a otra en un instante (plasticidad emocional), cualidad que se comienza a  perder desde el ingreso al colegio, cuando se obliga al niño a focalizar la atención esencialmente en lo racional, desde ese momento se va desconectando de sus sensaciones, el cuerpo se rigidiza, quedando atrapado en ciertas recurrencias emocionales (miedo, tristeza, rabia…)

Tomar contacto con la sensación del cuerpo nos permite recuperar un conocimiento natural del cuerpo, darnos cuenta de cuáles son nuestras emociones, disposiciones a la acción más recurrentes; movilizarnos hacia nuevas disposiciones emocionales, salirnos del miedo cuando nos atrapa y paraliza, darle lugar a la tristeza sin que nos ahogue,  darle espacio a la rabia constructiva y a la liviandad de la alegría.

 

Por: Larisa Michell, Psicóloga y Terapeuta Corporal MICC.
Directora del Área de Psicoterapia Adultos y Área de Formación.